Diagnóstico facial | Montse Ruiz

SAS Pro

SAS pro
El analizador facial SAS PRO realiza un análisis profundo de la piel, esencial para un buen tratamiento. Gracias a la tecnología de SAS PRO unida a un IPad permiten al profesional identificar las condiciones de la piel del cliente y así poder hallar el tratamiento más eficaz, de una forma personalizada y fidedigna. Cada una de las sesiones se puede archivar en la base de datos del cliente y así poder en posteriores sesiones evaluar los resultados, comparando imágenes de las últimas sesiones.
LUZ DE MODO NATURAL
  • Exploración clínica.
  • La piel se ve como en un entorno natural.
  • La cara es iluminada con una luz suave y difusa desde todas las direcciones. La cara y sus características son iluminadas uniformemente sin sombras haciendo énfasis en sus características particulares y capas. Lo que proporciona un medio claro y reproducible clínicamente del aspecto general de la piel.
LUZ PORALIZADA PARALELA
  • Muestra la textura de la piel.
  • Una vista ampliada de la superficie de la piel; líneas de expresión, microrelieves, arrugas, textura y poros.
  • El modo polarizado paralelo mejora la visualización de las texturas de la piel. En este modo los filtros ópticos mejoran la reflexión de la piel revelando las texturas más sutiles, estructuras de poros, muestra arrugas incipientes con gran detalle al tiempo que disminuye la visibilidad de las estructuras de la piel así como de las capas más profundas.
El análisis profundo de la piel es esencial para un buen tratamiento. Gracias a la tecnología permite identificar las condiciones de la piel de tu cara y así poder hallar el tratamiento más eficaz, de una forma personalizada y fidedigna.
LUZ POLARIZADA CRUZADA
  • Suprime el brillo de la piel, para obtener una visión de las estructuras dérmicas, condiciones vasculares, inflamaciones y pigmentaciones.
  • El aspecto de la piel normalmente es oscurecido por la luz que se refleja en la superficie de la misma. En el modo polarizado cruzado un filtro especial suprime los brillos y revela las decoloraciones de la piel así como las estructuras microvasculares ocultas bajo la superficie brillante. En este modo, la piel más joven y radiante aparece difuminada, como desenfocada al distribuirse la luz por la zona más blanquecina (lechosa) de la epidermis. Una piel vieja puede aparecer más transparente, revelando irregularidades internas y creando un aspecto apagado.
MODO LUZ UV
  • Análisis de la piel por fluorescencia.
  • Muestra alteraciones de la piel en la superficie o en capas más profundas; secreciones, lesiones pigmentarias, alteraciones vasculares, pérdida de colágeno.
  • En el modo UV una dosis baja e inofensiva de luz UV es proyectada sobre la cara. Los rayos invisibles tienen la capacidad de penetrar en las capas de la piel. En su interior células y tejidos tienen la capacidad natural de desprender luz por la acción de estos rayos invisibles. Como la luz se genera dentro de la propia piel en lugar de ser proyectada sobre ella los problemas ocultos bajo la superficie se hacen visibles. Este modo también permite comprobar la correcta aplicación del protector solar.
MODO LUZ WOOD
  • Un clásico modernizado.
  • Los dermatólogos están familiarizados con la luz de Wood. Se observa la distribución de las secreciones de la piel en diferentes colores.
  • El modo Wood se llama así por el inventor de la lámpara original Wood, Robert William Wood. Con la luz “Wood” se visualizan las glándulas sebáceas activas y hacen visibles las zonas con grasa. También revela la intensidad y de la actividad inflamatoria en torno a las glándulas sebáceas.
ANÁLISIS DE LA TEZ
  • Muestra las irregularidades.
  • Revela la heterogeneidad de la piel, las irregularidades de pigmentación y las irritaciones. Una tez homogénea es el fundamento de la belleza.
  • Como resultado del paso del tiempo y el fotoenvejecemiento, la piel pierde el tono homogéneo que tenemos al nacer. A lo largo del tiempo se produce una lenta pigmentación que no afecta de igual forma a todas las partes de la cara. El modo Complexion destaca las diminutas variaciones en el tono de la piel y las hiperpigmentaciones, esa falta de homogeneidad hace mucho más visible el envejecimiento que las arrugas o la flacidez.